Buscar
  • Info Mexico Kan Tours

El DÍA DE LOS MUERTOS EN MEXICO

El Día de los Muertos es una fiesta tradicional mexicana que honra a los difuntos. Es una tradición que celebra tanto la muerte (los que han fallecido) como la vida (los que permanecen y siguen viviendo en la tierra). Con la llegada de los colonos españoles en el siglo XV y su influencia católica, el Día de los Muertos se estableció como el Día de Todos los Santos el 1 y el Día de los Difuntos el 2 de noviembre.



Este ritual se remonta a la época prehispánica en la que la muerte no era asociada con algo negativo, era un viaje a otro mundo, llamado "Xibalba" por los mayas y "Mictlán" por los aztecas. Mientras que el nombre maya suele traducirse como "Inframundo", la versión azteca significa "Lugar de los muertos"; ambos representan un lugar que está debajo del mundo de los vivos, un reino oscuro al que los muertos viajan en la primera etapa de su viaje hacia adelante. La leyenda azteca dice que tras cuatro años de obstáculos para llegar a las puertas de este "inframundo", las almas de los difuntos son acogidas para un descanso eterno por las dos grandes deidades de la muerte, Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl. Dependiendo de cómo hubiera muerto la persona, por ejemplo: el alma de un guerrero muerto en batalla podía ser elegida por el dios del sol Tonatiuh o el dios de la lluvia Tláloc para acompañarla. Esto transmitía un gran prestigio a la familia del difunto y a su progenie.

Si en las culturas occidentales la muerte es sinónimo de tristeza y de ruptura definitiva con el mundo de los vivos, aquí en las culturas mexicanas no es así. Aunque la muerte siempre incluye tristeza, se celebra la vida del difunto y se ve la muerte como una puerta al siguiente viaje del alma. Esto, a su vez, ayuda a las familias a llorar a los difuntos de una manera que acoge la muerte, en lugar de luchar contra ella. La celebración del Día de los Muertos permite a las familias hablar de los seres queridos que han partido, visitar sus tumbas y celebrar juntos, a menudo con música y sus comidas favoritas, como si estuvieran allí con ellos. Esta tradición forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.


En esta celebración, todo México se vuelve florido y alegre, para dar la bienvenida a sus seres queridos fallecidos. El 1 de noviembre se dedica a los niños difuntos llamados "angelitos" y el 2 de noviembre a los adultos. Es importante entender que "El Día de los Muertos" no es sólo una celebración en memoria de los difuntos sino de su presencia y regreso temporal al mundo de los vivos. Porque en estos días se considera que los muertos vuelven a visitar a sus familias, no de forma morbosa o como un fantasma, sino que sus almas están presentes en el mundo de los vivos durante la celebración. Las familias se reúnen en los cementerios, limpiando y decorando las tumbas con flores, guirnaldas de papeles coloridos, velas y ofrendas, además de mucha comida tradicional para compartir. Se puede encontrar la típica Cochinita Pibil, Mole, Pozole, Tacos, Tamales, entre otros platillos dependiendo de la región del país.


Las familias también preparan un altar en sus casas, que decoran con velas, flores y fotos de sus seres queridos, incluyendo los placeres favoritos del difunto (a menudo una botella de tequila o un bocadillo en particular), así como otros objetos que recuerdan al difunto. Son muy comunes las "calaveras", pequeños cráneos de azúcar o chocolate, el pan de los muertos, pero también juguetes para los niños e incienso para que el olor del copal ayude al alma a encontrar su camino. La tradición también invita a colocar los platillos favoritos del difunto, para que se perciban los deliciosos olores que se evaporan de las casas. La leyenda dice que al final de esta alegre celebración los alimentos pierden todo su sabor, uno se pregunta quién habrá absorbido todos los sabores...


A la entrada del altar, un lecho de flores anaranjadas llamado localmente "cempasúchil" adorna el altar para guiar al alma del difunto en el camino que debe recorrer para encontrar a su familia. Son dos días de fiesta, ricos en colorido, música y alegría. De nuevo, dependiendo de la región, la ciudad o el pueblo, la fiesta incluye disfraces, desfiles y espectáculos donde las calles cobran vida por la noche.


Dentro de los personajes de esta celebración es posible que reconozca a la Catrina, que se ha convertido en un símbolo popular de la fiesta de los muertos. Esta figura femenina en forma de esqueleto, con un elegante vestido y un gran sombrero floreado, fue creada por el grabador José Guadalupe Posada, para mostrar que, independientemente de las riquezas que podamos adquirir en vida, todos somos iguales ante la muerte, sin importar las distinciones sociales y lo que la gente pueda pensar de sí misma, sobre todo los que reniegan de sus orígenes.


Es importante recordar que México es un caleidoscopio de culturas y tradiciones. Esto significa que la fiesta se celebra de forma diferente según la región. Por ejemplo, en Ciudad de México, las fiestas varían en cada alcaldía. En la plaza principal de la ciudad y sus alrededores, se celebra un gran desfile en el que todo el mundo se disfraza de Catrina o figuras similares que representan la muerte y se puede asistir a un concurso para el mejor disfraz. En el barrio de Xochimilco hay un espectáculo excepcional sobre la Leyenda de "La Llorona", donde la gente da paseos en las típicas trajineras por los canales, con mariachis tocando en las embarcaciones que flotan. En San Andrés Mixquic, las calles se cubren de pétalos de cempasúchil antes de llegar al cementerio, que se ilumina con la luz de las velas, creando una experiencia de impresionante belleza emocional.

En el Pueblo Mágico de Chignahuapan (estado de Puebla), habitantes y visitantes participan en el gran espectáculo de la fiesta de la luz y la vida. El ritual de origen prehispánico comienza con un paseo comunitario hasta el lago de este pequeño pueblo. Velas y antorchas iluminan el camino hasta llegar a la orilla del lago frente a una gigantesca pirámide flotante, escenario del espectáculo acompañado de shows de luces, bailes y canciones tradicionales.


Al noroeste de Ciudad de México se encuentra el estado de Michoacán y el lago de Pátzcuaro. Esta región es conocida en todo el país por su celebración del Día de los Muertos, y la gente viaja de todas partes para presenciarla. El lago está rodeado de muchos pueblos que celebran la fiesta de los muertos en un ambiente muy colorido y festivo. Todos los cementerios están muy decorados, con ferias en las calles y reuniones familiares llenas de comida, música y baile dentro del cementerio. En medio del lago se encuentra la isla de Janitzio, iluminada de noche por las velas y antorchas que alumbran las tumbas, reflejándose en el agua alrededor de la isla.



Aquí, en la península de Yucatán, el Día de los Muertos se llama "Hanal Pixan", que se traduce como la "Comida de las Almas". Se reza y toda la comunidad se une para limpiar los pueblos y decorar las casas, las calles y el cementerio. Se preparan tamales típicos en honor a los muertos y para que los vivos los inviten a la fiesta. En el pequeño pueblo de Pomuch (estado de Campeche) existe una tradición muy particular que incluye desenterrar los huesos de los difuntos, posteriormente limpiarlos y acomodarlos en el altar de cada familia como una forma de honrarlos y tenerlos presentes durante las festividades.


Si visita Tulum o la Riviera Maya durante estas fechas, puede visitar una fiesta tradicional en el pueblo de Tres Reyes, donde todos son bienvenidos a participar en el festival que tiene lugar en el fondo de un cenote. Acertadamente titulado "El Cenote de la Vida", se trata de una hermosa ceremonia en un entorno increíble donde los ancianos de la comunidad rezan y hacen ofrendas mientras cada uno lleva una vela y algo simbólico (flores, copal, etc.) para honrar a los antepasados. Otra opción es Xcaret, aunque no es nada tradicional, el parque se convierte en una enorme y colorida celebración del Día de los Muertos, y es una gran opción para las familias.


"El Día de los Muertos" es una experiencia única para entender la percepción de la muerte entre los mexicanos.


¡También la celebramos en Mexico Kan Tours!

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo