Buscar
  • Info Mexico Kan Tours

Día de Muertos para los Mayas


Alrededor del mundo el Día de Muertos en México ha cobrado fuerza como una de las fiestas más importantes de la tradición del país.


Los habitantes en México, tienen una profunda conexión con esta época del año en honor a las almas de los seres queridos difuntos, y esta en particular es una tradición que se ha querido mantener muy viva en diferentes ciudades y pueblos del país creyendo, practicando y enseñándole a los más pequeños sobre esta.


Es una experiencia que en la Riviera Maya también tiene gran presencia y se pone atención a todos los detalles para poder disfrutar de esta tradición única.


Entrega de reconocimientos a Mexico Kan Tours de manos del Presidente Municipal de Tulum, Víctor Mas por participar en la elaboración de altares en el Día de los Muertos 2018


La celebración de Día de Muertos en México se encuentra inscrita en la lista de la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el 2008. Sin embargo, es importante resaltar que en algunos estados se celebra de manera un poco distinta. En el caso de los Mayas, se le conoce como Hanal Pixan que significa "alimento para las almas" en su idioma, y pixan (el alma) fue el regalo de los dioses para los humanos en el momento en que nacieron, además cada pixan tiene fortalezas y debilidades específicas que forman nuestros personajes cuando los humanos y nuestras almas pasan al otro mundo cuando nuestro cuerpo físico muere. Creían que el mundo entre los dioses y los muertos estaba unido por caminos de serpiente. Después de la muerte del primer cuerpo, los pixanes viajarían a lo largo de estos poderosos caminos guiados por el perro sagrado Xoloitzcuintli.


Para los Mayas, la muerte era un evento muy natural. Las calaveras fueron pintadas y decoradas con piedras preciosas y fueron colocadas en altares familiares.


Un altar tradicional en Tulum


Cuando los españoles llegaron aquí a principios del siglo XVI, desataron una conquista política y espiritual sobre los mayas y todas las culturas indígenas en México, los mayas fueron esclavizados y torturados, se quemaron libros sagrados y se prohibió la adoración de sus dioses. El cristianismo fue forzado sobre ellos. Sin embargo, los mayas no dejaron de adorar a sus dioses, continuaron haciéndolo en secreto. Su Junab K’uj, creador de los cielos, se convirtió en Dios el Padre y sus sacrificios humanos fueron sustituidos por el sacrificio de Jesús en la Cruz.

Los evangelistas españoles sabían que no podían deshacerse de todas las tradiciones mayas, por lo que designaron el 31 de octubre, el 1 y el 2 de noviembre para que todas las tribus de Mesoamérica celebraran a sus muertos. Estas fechas coincidieron con la fiesta ya establecida, el Día de Todos los Santos, que se celebró en Europa.


En aquellos tiempos, durante esta época del año, cada hogar Maya improvisaba un altar y pudo ocultar sus antiguas tradiciones de honrar a sus muertos. Altares adornados con una cruz verde que simboliza Ya'axhce, la ceiba sagrada, una vela encendida, cuatro calabazas con atole, una bebida a base de maíz. Las cuatro calabazas representaban los puntos cardinales del árbol de ceiba.




La celebración consiste en prodigar a las almas que vienen a visitarnos con comida, bebidas y oraciones. El primer día, 1 de noviembre, es para las almas de los niños y el segundo día, 2 de noviembre, es para las almas de los adultos. Las almas de los niños llegan a medianoche en su día respectivo y las velas se encienden junto a su tumba para que puedan encontrar el camino.


Las almas de los adultos son recibidas de manera similar. También llegan a media noche. Sus tumbas son limpiadas y decoradas con flores; sin embargo, no se encienden velas porque se cree que las almas adultas pueden ver el camino. Los altares también se llenan de comida y bebida y se coloca una calabaza adicional en la entrada de la casa para que las almas olvidadas también puedan comer. El séptimo día (para los niños) y el octavo día (para los adultos) después de haber visitado el mundo de los vivos, las almas son despedidas con otra gran fiesta que incluye diferentes tipos de pibil (carne preparada tradicionalmente, principalmente cerdo) y por supuesto pib, el tamal hecho solo para Hanal Pixan, hecho con achiote, relleno de carne de gallina, cerdo o pavo de monte, y cocinado bajo tierra.


En los tiempos modernos, Hanal Pixan es practicado por todos los yucatecos de diversos orígenes socioeconómicos. Todas las escuelas enseñan al respecto y comen la comida tradicional y decoran altares. En preparación para Hanal Pixan, un gran lugar para visitar es el Mercado de Lucas de Gálvez en el corazón del Centro de Mérida, donde puedes ver a todos los vendedores preparándose para aquellos que vienen a comprar comida tradicional para los altares y celebraciones. Hay una gran variedad de frutas, verduras, carnes, flores, calaveras hechas de azúcar y mazapanes en forma de maíz, pan, calabaza y otros alimentos de temporada. Días antes de la llegada de las almas, los miembros de la familia van a sus tumbas, las limpian y encienden velas y ponen flores típicamente amarillas o moradas.


Un evento que no puedes perderte si te encuentras en Mérida, es el Paseo de Ánimas (Desfile de las Almas) que ocurre el 31 de octubre. Comienza a las 6 p.m. Miércoles 31 de octubre, comenzando en el Cementerio General y terminando en el Arco de San Juan. La música, los altares, la comida y el desfile de miles de personas con los rostros pintados como calaveras, sosteniendo velas o simplemente caminando por la carretera son todo un espectáculo. Puedes unirte, pintar tu propia cara y recordar a todos tus seres queridos difuntos. Es un evento asombroso.


Información original de Stephanie Carmon

#DíadeMuertos #MexicoKanTours #CulturaMaya #Mexico #HanalPixan #PatrimonioUNESCO


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo